El pasado jueves, día 10 de marzo, arrancó una más de las expediciones solidarias de Cantabria con Ucrania. En este caso, la integran siete ertzainas que partieron desde Castro Urdiales hasta Katowice, en Polonia. Desde aquí iremos haciendo un seguimiento de su día a día, subiendo los vídeos que nos hacen llegar los siete integrantes de esta caravana humanitaria.

Día 1 (jueves). La caravana se pone en marcha. El ánimo en lo más alto. Van en caravana en dirección París y esperan pernoctar en Alemania pasada la medianoche. El alojamiento no les cobrará el hotel IBIS, ni el desayuno. Tampoco al regreso a los 28 que formarán la expedición. Esta crisis está dejando emerger la humanidad y la solidaridad de tanta gente buena. Los expedicionarios reciben un consejo: «Venid llorados. Lo vais a pasar mal».

Día 2 (viernes). Amanecen en Alemania. Ya van camino de Katowice. Allí dejarán el material y cogerán a los primeros refugiados. Les van cambiando los planes sobre la marcha. Están a nueve horas del punto de encuentro.

Día 2 (viernes tarde). Ya están a tres horas de Katowice, la localidad polaca donde dejarán el material, pernoctarán, e iniciarán el retorno con 21 mujeres y niños ucranianos. Se nota un tráfico intenso hacia Polonia, y también de regreso. Más caravanas solidarias. La víspera los expedicionarios sólo han dormido tres horas. El regreso se prevé más escalonado, porque con los niños tendrán que hacer más paradas. Los expedicionarios prevén un segundo viaje de «Stop Wars». Mucha gente dispuesta a colaborar con la causa. Alertan de mensajes engañosos que tratan de desmovilizar la ayuda. Hay que seguir volcándose.

Día 3 (Sábado). Comienza el regreso. Pequeño alto en el camino para reponer fuerzas…. Y con mascota incluida.

Día 4 (Domingo). Hoy son cuatro los vídeos que nos han facilitado. Amanece la expedición en Nuremberg, en el camino de retorno a Cantabria. Historias humanas que van viajando a bordo. Hay dos niños que van con fiebre. También llevan a una mujer de 84 años, que es la madre de la traductora. El plan es hacer 950 kilómetros, nueve horas, hasta Clermont Ferrand, en el centro de Francia. La solidaridad con la expedición permite costear los alojamientos de todo el grupo, 28 personas. Los siete ertzainas no bajan su entusiasmo. Se les nota muy motivados. Repostaje de 63 litros a 163 euros de factura total.

La caravana hace una parada para la comida. Siguen acercándose. Acaban de atravesar el límite entre Alemania y Francia. La mitad del regreso ya está realizada



MISIÓN CUMPLIDA
La expedición solidaria con Ucrania ‘Stop Wars’, que arrancó el pasado jueves, culminó ayer lunes los 6.000 kilómetros de ida y vuelta entre Cantabria y Polonia. Gracias a la entrega de siete ertzainas, ya están a salvo en España 21 mujeres y niños ucranianos, que huyen del horror de la guerra. Esta mañana, en Adictos Al Cantábrico, uno de los impulsores de esta iniciativa nos ha resumido los avatares de esta caravana, en un relato estremecedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.    Configurar y más información
Privacidad